El Discurso Permanente Para Guerras Interminables

Fabiola Cardozo /  NNOMY / English  - La retorica sobre la necesidad del reclutamiento militar en la sociedad estadounidense se pierde de vista en la historia. La lucha patriótica por defender la nación de posibles amenazas y aquella urgencia por desmovilizar supuestos intentos de terrorismo o llevar la democracia a otras latitudes, ha servido para implementar políticas que perpetuán la guerra y que invisibilizan o menoscaban la posibilidad de mecanismos más democráticos y pacifistas en las relaciones internacionales.

Tal ha sido la recurrencia de dicha retorica que la sociedad estadounidense en ocasiones no cuestiona las acciones conducentes a los conflictos bélicos propiciados por el gobierno de turno.  Como menciona se menciona en este artículo:

Sin embargo, celebrar a los militares, nobilizar la experiencia militar, encontrar un propósito y significado en una guerra continua, es la definición misma del militarismo.


Una verdadera democracia tiene al ejército como una opción reticente y lamentable, impulsada por la necesidad de defenderse en un mundo hostil y violento.


    ... Nos hemos acostumbrado tanto a vivir con los golpes de tambor de la guerra que ya no los escuchamos... Hoy los escuchamos todo el tiempo: es el ruido de fondo de nuestras vidas. Para algunos, incluso se ha convertido en música dulce. Pero la guerra y el militarismo nunca son música dulce para una democracia en funcionamiento

(Ver: https://bracingviews.com/2015/07/23/the-united-states-of-militarism/)


Pese a las potencialidades que posee EEUU y que podrían ser desarrolladas más eficientes para proporcionar mayor bienestar social a sus habitantes y al resto del mundo, mediante la inventiva e innovación tecnología, es un país que ha asumido el militarismo y que busca liderar con exportaciones de armas en los escenarios de conflictos a escala planetaria.  

En el reciente contexto del Covid, daríamos por sentado que las prioridades para cualquier gobierno serian la atención de los infectados, el fortalecimiento del sistema sanitario y las políticas sociales dirigidas a los sectores más vulnerables, sin embargo en el caso de EEUU el militarismo siguió tomando la delantera. Desde comienzo de la pandemia, el trabajo virtual se ha intensificado, y los ciudadanos preocupados por la creciente posibilidad de desempleo en el país, han mostrado el mayor esfuerzo posible para adaptarse al mundo virtual y las nuevas exigencias. Este incremento de presencia en el ámbito digital no fue desapercibido ni desaprovechado por el sector militar, por el contrario, se hizo posible implementar una transformación en el proceso de selección y reclutamiento militar que ya se venía gestando, recientes artículos señalan:


El sistema de contratación del servicio se encontraba a mitad de camino de una transformación digital que permite a los reclutadores hacer su trabajo de forma virtual. Con la llegada de la pandemia, el Comando de Reclutamiento de la Marina aceleró esa transformación y estableció la meta de convertir todos sus distritos en operaciones en línea para fin de año. El objetivo de envío activo de alistados de la Marina para el año fiscal 2020, que finalizó el 30 de septiembre, fue de 39,600 reclutas. Terminó con 39,678. (Ver: https://www.military.com/daily-news/2020/10/16/navy-got-head-start-remote-recruiting-when-pandemic-hit-it-paid-off.html)


A pesar del impacto de la pandemia de COVID-19, el Ejército ha dicho que cumplió con su objetivo fiscal 2020 de una fuerza final en servicio activo de 485.000. (Ver: https://www.military.com/daily-news/2020/10/29/houston-army-recruiters-encounter-outrage-hostility-wake-of-vanessa-guillens-death.html)


No solo se viene implementado una transformación desde el mundo off line al mundo on line, el sector militar se encuentra en constante búsqueda y creación de estrategias que permitan afianzar su poderío, incrementar las cuotas de reclutamiento y  consolidar una ideología militarista que no cuestione los costos de la violencia desprovista en los combates. Una de las novedades, es la aplicación de técnicas budistas en el entrenamiento militar que buscan a través de la meditación y la respiración fomentar lo que llaman atención plena, un proceso psicológico para maximizar la concentración, por ende mejorar el desempeño de militares de acuerdo a los objetivos bélicos asignados.


 “Hemos dejado de lado la interdependencia y la compasión y solo nos hemos centrado en la calma y la reducción del estrés. Podrías hacer que un francotirador más preciso desempeñara mejor su función, pero sin tener en cuenta el daño que se está causando a sí mismo oa los demás. En otras palabras, podrías tener asesinos mejor entrenados". (Ver: https://www.vice.com/en/article/n7vvew/uk-army-mindfulness-ministry-of-defence)


Otro valioso elemento a considerar es el costo tanto económico, social y psicológico que tiene la guerra para la sociedad estadounidense en general y para aquellos que han participado de forma activa y directa en las hostilidades de cada conflicto.


Cada hora, los contribuyentes de los Estados Unidos pagan $ 32.077.626 por el costo total de las guerras desde 2001 (Ver: https://www.veteransforpeace.org/).


El PTSD (Trastorno de Estrés Postraumático) “es un problema de salud mental que algunas personas desarrollan después de experimentar o presenciar un evento que amenaza la vida, como un combate, un desastre natural, un accidente automovilístico o una agresión sexual”. En el caso de los veteranos de guerra, resulta muy recurrente. De acuerdo con las cifras reportadas por el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU, la cantidad de veteranos con PTSD varía según la era del servicio:

  • Operaciones Iraqi Freedom (OIF) y Enduring Freedom (OEF): Aproximadamente 11-20 de cada 100 Veteranos (o entre 11-20%) que sirvieron en OIF o OEF tienen PTSD en un año determinado.
  • Guerra del Golfo (Tormenta del Desierto): Aproximadamente 12 de cada 100 Veteranos de la Guerra del Golfo (o el 12%) tienen PTSD en un año determinado.

  • Guerra de Vietnam: Aproximadamente 15 de cada 100 Veteranos de Vietnam (o el 15%) fueron diagnosticados con PTSD en el momento del estudio más reciente a fines de la década de 1980, el Estudio Nacional de Reajuste de Veteranos de Vietnam (NVVRS). Se estima que aproximadamente 30 de cada 100 (o 30%) de los Veteranos de Vietnam han tenido PTSD en su vida.


    Otros factores en una situación de combate pueden agregar más estrés a una situación que ya es estresante. Esto puede contribuir al PTSD y otros problemas de salud mental. Estos factores incluyen lo que haces en la guerra, la política en torno a la guerra, dónde se libra la guerra y el tipo de enemigo al que te enfrentas. Otra causa de PTSD en el ejército puede ser el trauma sexual militar (MST). Esto es cualquier acoso sexual o agresión sexual que ocurra mientras está en el ejército. La MST puede afectar tanto a hombres como a mujeres y puede ocurrir durante tiempos de paz, entrenamiento o guerra. Entre los veteranos que usan la atención médica de VA, aproximadamente:

  • 23 de cada 100 mujeres (o el 23%) denunciaron agresión sexual cuando estaban en el ejército.

  • 55 de cada 100 mujeres (o 55%) y 38 de cada 100 hombres (o 38%) han experimentado acoso sexual cuando estaban en el ejército.


Hay muchos más veteranos masculinos que veteranas femeninas. Entonces, aunque el trauma sexual militar es más común en las mujeres Veteranas, más de la mitad de todos los Veteranos con trauma sexual militar son hombres.
(Ver: https://www.ptsd.va.gov/understand/common/common_veterans.asp)


En cuanto a la tasa de suicidio encontramos las siguientes cifras:

  • 46,510 adultos estadounidenses murieron por suicidio en 2018, en comparación con 45,390 en 2017 y 31,610 en 2005.

  • Estas muertes incluyeron a 6,435 veteranos en 2018, en comparación con 6,399 en 2017 y 6.056 en 2005.

  • En 2005, los Veteranos representaron el 19,2% de todas las muertes por suicidio, mientras que representaron el 11,4% de la población adulta de EE. UU.; En 2017, los Veteranos representaron el 14.1% de todas las muertes por suicidio entre los adultos estadounidenses mientras constituyendo el 8.1% de la población adulta de EE. UU.; y en 2018, los veteranos representaron el 13,8% de todas las muertes por suicidio entre los adultos estadounidenses y constituía el 8.0% de la población adulta estadounidense.


Fuente: National Veteran Suicide Prevention Annual Report 2020 Office of Mental Health and Suicide Prevention - US Departament of veterans affairs (Ver: https://www.mentalhealth.va.gov/suicide_prevention/data.asp)


    Todo esto nos muestra, las devastadoras consecuencias que tiene la guerra para aquellos que deben ejecutarla, esto sin contar los múltiples y nefastos resultados que experimentan aquellos civiles, niños, mujeres y ancianos que viven en los territorios en conflicto. La cruda secuela en el medio ambiente y el deterioro absoluto de las condiciones de vida. Sin embargo, en el discurso político sigue presente la propuesta de guerras interminables aun si este es disfrazado.

 

###


Print   Email