Articles

COVID-19 Has Forced The Army To Rethink And Step Up Its Virtual Recruiting Efforts

Carson Frame / The American Homefront Project - Listen to the Report

Image Department of DefenseThe Army is holding its first nationwide virtual recruiting campaign, after the COVID-19 pandemic forced it to scale back face-to-face interactions and revealed gaps in its digital outreach strategy.

As the coronavirus pandemic bloomed this spring, the Army reduced staff at many brick-and-mortar recruiting stations across the country. Enlistments slowed, fueling concerns that the service would have to extend the contracts of current soldiers in order to meet total force requirements.

Recruiters took their work remote, but lost out on some of the major recruitment opportunities that normally boost their numbers.

"That last moment before a senior leaves their high school-- typically we're there," said Staff Sgt. Kara Wilson, a station commander in West Texas. "We're helping them with support, finding them different avenues."

"However, we didn't have that moment this year, she said."

So Wilson and her team have had to build an online recruiting environment to reach those same young people. Apps like Facebook, Instagram, and Snapchat have proven the most effective, and Wilson has designed new campaigns for each.

But not without a little help.

Dismantling the School-to-Soldier Pipeline

AN INTERVIEW WITH
Nancy Cruz, Barbara Harris, Rick Jahnkow, and Seth Kershner | Originally Published in Jacobin Magazine on October 18, 2019

 

SK
The National Defense Act of 1916 created the Reserve Officers’ Training Corps (rotc), which operates at the university level, along with Junior rotc, which operates at the high school level. At first, JROTC was kind of like rotc’s unwanted stepchild. There were only a couple hundred JROTC units across the country until the mid-1960s.

The program really started to expand in earnest once the draft ended in 1973. Between 1971 and 1974, enrollment in Army JROTC increased by 21 percent, Air Force JROTC increased by 50 percent, and Navy JROTC increased by more than 100 percent. High schools became the answer to the Pentagon’s manpower problems.

BH
Anyone under the age of eighteen should not be recruited or be part of the military system. I believe this is a United Nations protocol, and in my view the United States doesn’t follow it.

Once Again, the US Military Wants Your Kids

Jonah Walters / Jacobin Magazine -

240 High school students attend a two-day challenge designed to heighten Marine Corps awareness. Sandy Huffaker / Getty Images

Military recruiters understand that widespread joblessness is good for enlistment. They celebrate the arrival of “Sergeant Hard Times,” recognizing that misery is the best motivator.

The corona virus crisis has been a double-edged sword for military recruitment in the United States. On the one hand, the tightening of the labor market contributed to higher rates of retention than the Army brass expected, meaning that many soldiers decided to reenlist this spring rather than pursue civilian employment when their terms of service expired. On the other hand, recruiting stations across the country have had to shut down to comply with social distancing guidelines, limiting recruiters’ access to young people and inhibiting the “kneecap-to-kneecap” conversations recruiters widely acknowledge to be essential to their work.

Less than one percent of the Armed Forces’ target demographic — seventeen- to twenty-four-year-olds — is actively interested in a military career. After a “kneecap-to-kneecap” encounter with a recruiter, whether at a recruiting station or a school event, probability of enlistment climbs to more than 50 percent, according to the Army.

The reasons for this have been well-documented by anti-recruitment activists for decades. Recruiters, who are expected to meet regular enlistment quotas, aggressively pursue young people who express interest, generally attempting to separate them from parents, teachers, counselors, and others who might advocate for civilian careers.

America's Heroes are always those who are expendable

Gary Ghirardi – OpEd – June 2020

Soldiers and Airmen from the Massachusetts National Guard gather together prior to completing COVID-19 testing on residents at the Alliance at West Acres nursing home, Brockton, Mass., April 10, 2020. Twelve medical teams are activated throughout the state and are conducting COVID-19 testing at medical facilities and nursing homes with high-risk populations. Homes and providers are identified by the Department of Public Health and Human Services for testing. This mission is one of several operations across the commonwealth in support of coronavirus response efforts. (Capt. Bonnie Blakely)Back in May of 2020, I caught an interview on Pacifica's KPFK radio on a morning program where a young woman was explaining the loss of her aunt that was a nurse in a hospital engaging the Coronavirus. She recounted her aunt telling her that she was not provided with masks or gloves and that a patient had sneezed in her face a week prior to her falling ill. All this culminated with a Zoom meeting with the family saying goodbye before she died. Later that day I passed a local hospital that had placed a large banner on the street honoring our heroes that were fighting the current epidemic.

In my work for The National Network Opposing the Militarization of Youth, I am constantly reminded of a similar refrain from those pushing back against our work of getting youth, with limited opportunities for their futures, to consider all the ramifications of serving in the United State's post 9/11 military. That push-back always invokes the heroic diatribes defending those who serve in our military branches and a forceful reminder of how dare we try to diminish the sacrifice of heroes who have served or are considering serving by revealing the harmful realities of military service. Of course we do not diminish their service but try to put it in context to a fuller and more accurate disclosure of what military recruiters manage to leave out of their enlistment appeals. The relationship between these two scenarios, and the contradictions inherent in both, stayed with me all week and encouraged this short OpEd.

Tiempos difíciles para el reclutamiento militar

Cómo COVID-19 está afectando el Programa de Entrada Retrasada y amenazando la salud de los reclutas.


Por Pat Elder / Red nacional de oposición a la militarización de la juventud, NNOMY - 8 de junio de 2020
- Read the version in English


COVID-19 ha impactado profundamente la forma en que los militares encuentran nuevos soldados. El comando de reclutamiento fue atrapado sin preparación para enfrentar la pandemia y se enfrenta a una nueva realidad desafiante.

El reclutamiento militar es una búsqueda psicológica intensa que tradicionalmente se ha basado en la capacidad de los reclutadores para desarrollar relaciones cercanas con los adolescentes. Estas relaciones se cultivaron en las escuelas secundarias de la nación, donde los reclutadores tenían acceso a los niños. Los reclutadores sirvieron como entrenadores y tutores. Trajeron donas a la facultad. Almorzaron con perspectivas, a veces cien veces en un solo año escolar. Los reclutadores militares jugaron baloncesto uno a uno después de la escuela con reclutas potenciales y se hicieron mejores amigos con algunos niños. Tan amigable, cientos de reclutadores masculinos han sido implicados en relaciones sexuales inapropiadas con niñas menores de edad.

Las escuelas secundarias eran el centro del universo de reclutamiento, pero eso terminó abruptamente en marzo cuando se rompió la tubería de alistamiento. Los reclutadores alistaron a personas de la tercera edad y los colocaron en el Programa de Ingreso Retrasado (DEP) en el cual el ingreso de un estudiante al servicio activo se pospone por hasta 365 días. (El Ejército ahora lo llama el Programa del Futuro Soldado). El objetivo del programa DEP es mantener la motivación del futuro soldado mientras se minimiza el desgaste. Cuando los miembros del DEP se presentan a la capacitación básica, se les accede (se alistan) al servicio activo. 

 En realidad, hay dos acciones de procesamiento de alistamiento: contratar al DEP y acceder al servicio activo. Es el segundo lo que importa.


Los jóvenes hacen el juramento de alistamiento para ingresar al DEP. "Yo, _____, juro solemnemente que apoyaré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, extranjeros y nacionales; que tendré verdadera fe y lealtad a los mismos; y que obedeceré las órdenes del Presidente de los Estados Unidos.."

El DEP es el componente central del proceso de reclutamiento militar. Si los miembros del DEP cambian de opinión y deciden no ingresar al ejército, se les permite irse sin consecuencias adversas. Una vez que dejan de responder a su reclutador y están fuera. Cuando los reclutas no se presentan al campo de entrenamiento, son despedidos. "Es como despertarse de una pesadilla", explicó un enlistado. Hay una larga historia de abuso por parte de los reclutadores y el comando hacia los miembros del DEP que renuncian, mientras que muchos jóvenes y sus familias desconocen la naturaleza no vinculante del DEP.

Antes de la pandemia, se alentó a las personas mayores en el DEP a pasar una cantidad significativa de tiempo con otros miembros del DEP y su reclutador que los adoctrinó en una cultura militar con ejercicios y ceremonias, lecciones sobre la cadena de mando y estructura de rango.

La participación personal y cercana del reclutador evitó que los jóvenes impredecibles se fueran. Los adolescentes impetuosos que cumplen 18 años a menudo se registran sin pensarlo claramente. Si bien el comportamiento de reclutamiento en las escuelas secundarias de la nación se ha vuelto cada vez más depredador, la Asociación Estadounidense de Salud Pública dice que hay evidencia significativa de que el cerebro adolescente no está equipado para hacer cálculos de riesgo precisos. Los niños a menudo expresan "remordimiento del comprador", por lo que el trabajo del reclutador no es solo hacer que las personas mayores se inscriban, sino mantenerlos en el DEP hasta que llegue el momento de enviar al campamento de entrenamiento. Aquí es precisamente donde los militares son más vulnerables a la agitación causada por la pandemia.

Un estudio que analizó datos sobre más de 1.3 millones de participantes de DEP desde el año fiscal 2005 hasta el año fiscal 2012 encontró que la deserción aumenta cuanto más tiempo un miembro está en el DEP, por lo que es necesario que las sucursales muevan rápidamente a los reclutas que se inscribieron antes en el año académico para iniciar el campamento. Históricamente, casi la mitad de los que participan en el programa Future Soldier del Ejército están en el DEP durante dos o menos meses. Muchos se inscriben en abril y mayo y se envían al campamento de entrenamiento en junio y julio. Solo el 15% permanece en el DEP 7 o más meses.

El ejército tenía la tasa de deserción de DEP más baja entre los servicios con 11.0%. En contraste, más del 40% de los miembros del DEP de la Infantería de Marina y la Marina permanecen 7 o más meses y tienen tasas de deserción de DEP promedio de 17.8% y 20.8% respectivamente. La Fuerza Aérea, con más del 60% de sus duraciones DEP entre 3 y 6 meses, promedió una tasa de deserción del 12.7%.

El DOD no proporciona las fortalezas actuales de los DEP en cada rama, aunque sabemos que muchas personas mayores no se deciden hasta el cuarto trimestre académico, y este año, el trimestre se canceló debido a COVID-19, dejando el DEP en peligro.

La ausencia del toque humano del comando y las incertidumbres de reportarse al campo de entrenamiento en medio de historias de brotes en el Fort Jackson, Fort Benning, Fort Leonard Wood o el Depósito de reclutas del Cuerpo de Infantería de Marina de San Diego y el Depósito de reclutas Perris Island del ejército han hecho que muchos piensen dos veces antes de reportarse al campo de entrenamiento. El reclutamiento naval se enfrenta a la preocupación pública por los brotes de COVID-19 en 40 barcos, sobre todo, las historias de miles de marineros infectados en el USS Teddy Roosevelt.

Las madres de jóvenes en el DEP se han comunicado, expresando profundas preocupaciones, mientras que muchos reclutas adolescentes pueden ser ajenos a los peligros o no han desarrollado capacidades de razonamiento de adultos, como sugiere la Asociación Estadounidense de Salud Pública. Las mamás tienen todas las razones para estar preocupadas.

Más de 140 soldados y aprendices del Ejército en Fort Benning, Georgia, y más de 70 en Fort Leonard Wood, Missouri, dieron positivo por el coronavirus, informó el Ejército a principios de junio.

En el Depósito de reclutas Parris Island del Cuerpo de Marines en Carolina del Sur, donde se informó un brote, los reclutas usaron máscaras en las formaciones más grandes, pero durante algunas pruebas físicas, incluso aquellas en las que era necesario el trabajo en equipo y el distanciamiento social imposible, las máscaras salieron . La mayoría de los instructores de perforación usaban el suyo en todo momento, al igual que el secretario de Defensa Mark Esper y su séquito cuando lo visitó a fines de mayo, según Stars and Stripes.

El Cuerpo de Marines no informa sobre el número de infecciones por COVID-19 en Parris Island, que se encuentra dentro del área del código postal 29902. Los datos del Departamento de Salud y Control Ambiental del SC el 6 de junio muestran que 99 casos confirmados y 608 sospechosos se han reportado casos en el código postal 29902 desde que comenzó la pandemia el 6 de junio de 2020.

Stars and Stripes, una fuente crítica de información perteneciente a las fuerzas armadas, informa que todos los servicios han experimentado una disminución drástica en la cantidad de reclutas que agregaron. sus DEPs. El mayor general Frank Muth, comandante general del Comando de Reclutamiento del Ejército de EE. UU. Dijo que espera enfrentar un déficit a fines de mayo de aproximadamente 3,100 reclutas con contratos firmados.

El 18 de marzo, el Ejército cerró el acceso público a sus 1.400 estaciones de reclutamiento. En una semana, más de 20,000 reclutadores militares se quedaron con sus teléfonos celulares, pantallas de computadora, micrófonos, cámaras e información personal detallada sobre decenas de millones de jóvenes estadounidenses. El DOD debe inscribirse 150,000 anualmente para mantenerse a la par con aquellos que dejan el servicio. Muth dijo que su decisión de cerrar las estaciones del público en general se trataba de proteger a su propia gente.

La Armada experimentó una caída del 45% en individuos calificados que expresaron interés en marzo de 2020, en comparación con marzo de 2019. La Fuerza Aérea también experimentó una disminución en el reclutamiento en marzo y abril. El Cuerpo de Marines vio una caída de aproximadamente el 25% en los contactos con personas calificadas en marzo durante el mismo mes del año pasado.

El sargento de artillería. Justin Kronenberg, un portavoz del Comando de Reclutamiento de Infantería de Marina, dijo a Stars and Stripes: "Nuestro proceso sistemático de reclutamiento siempre ha puesto especial importancia en la interacción 'rótula a rótula' entre un reclutador y un solicitante, por lo que puede ser difícil replicar esta evaluación física de esos queriendo convertirse en Marines únicamente a través de medios tecnológicos ".
Casi la mitad de las accesiones del Cuerpo de Marines tienen 18 años. Los que tenían 20 años o menos constituían el 83% de los reclutas del Cuerpo de Marines, el 65% en la Fuerza Aérea y el Ejército; y 64% en la Marina.




Durante al menos una década, el Ejército ha sido consciente de que la forma en que recluta va a la zaga de los avances tecnológicos empleados por reclutadores corporativos más sofisticados. Pero los militares disfrutaron de una audiencia cautiva en la escuela secundaria, por lo que los reclutadores estaban ocupados "pasando el rato" con posibles reclutas en los estacionamientos de la escuela secundaria o montando cabinas durante los días de carrera o repartiendo tchotchkes gratis en las cafeterías de la escuela secundaria. No estaban al acecho en las salas de juegos y en las redes sociales en la medida en que lo están ahora.

Los reclutas completaron varias actividades físicas como correr, flexiones, etc. Los reclutadores nutrieron a los estudiantes y brindaron orientación. Alentaron a los futuros soldados a invitar a padres, familiares y referencias a eventos de DEP. Jugaron videojuegos y comieron pizza juntos.

El comando de reclutamiento entiende que la "relación reclutador-solicitante-influenciador" es una causa importante de desgaste de DEP. Dicho de otra manera, la novia de Johnny o su madre pueden no querer que se enliste. En el mundo de la pandemia, estos "influenciadores" pueden tener más ventaja sobre el reclutador virtual.

El comando dice que el contacto entre el reclutador y el miembro del DEP y sus influenciadores debe ser "frecuente, genuino, honesto y directo". Seguramente, las redes sociales ofrecen la frecuencia, pero pueden carecer de su capacidad para proyectar reclutadores como genuinos, honestos y directos.


Las interacciones humanas no se pueden replicar automáticamente a través de máquinas.


La siguiente tabla enumera las principales razones para la separación del DEP. Aunque no se menciona específicamente, la razón principal es que los adolescentes cambian de opinión y ya no quieren ir. ¿Cuántos más en el DEP están cambiando de opinión debido al coronavirus?


El reclutamiento militar ha pasado de una búsqueda intensamente personal a una experiencia en línea relativamente estéril. Los reclutadores pasan la mayor parte de sus días digitales en las redes sociales. Los jóvenes de 18 años a menudo no "hacen" correos electrónicos, y rara vez hablan por teléfono, mientras que los mensajes de texto son frecuentemente ignorados. El truco para los reclutadores es involucrar a los adolescentes en plataformas de video como Instagram, Facetime y Zoom, donde los reclutadores pueden esperar humanizar la interacción y generar confianza.

Los reclutadores organizan enormes torneos de juegos que promueven "Call of Duty", que se basa en la parte de combate de pertenecer a las fuerzas armadas. Los reclutadores esperan que su atractivo visceral y su capacidad para atraer grandes audiencias a nivel nacional les permitan recopilar clientes potenciales.

El Programa de Bienestar y Recreación Moral Lewis-McChord de la Base Conjunta del Ejército (JBLM MWR) organiza estos torneos. Están patrocinados por la United Services Automobile Association (USAA) y son utilizados por el comando de reclutamiento para mantener a los miembros del DEP informados y alcanzar nuevas perspectivas. Las salas de chat discuten cosas como la cantidad necesaria de asesinatos para iniciar killstreaks o la importancia de la organización y el trabajo en equipo. Los reclutadores acechan en las salas de chat.


El Ejército anunció recientemente que está aflojando las restricciones sobre cómo los reclutadores pueden usar Facebook. El ejército instruye a sus reclutadores:

“Puedes usar tu página personal de Facebook para convertirte en administrador de una página de fans. Cualquiera que tenga derechos de administrador para la página de fans puede otorgarle derechos de administrador para la página de fans; su información no se compartirá en la página de fans y nadie fuera de los administradores de la página sabrá que usted es un administrador de la página de fans. Determine su propia configuración de privacidad; estos no serán violados si usted es administrador de una página de fans. Dirija el tráfico a su página de fans y mantenga su vida personal separada del trabajo. Además, se recomienda encarecidamente que utilice la configuración de privacidad "solo amigos" en las páginas personales para proteger su información personal ".


El gobierno de los Estados Unidos está espiando subrepticiamente a nuestros hijos.



“Las computadoras portátiles de los reclutadores se cargan con información personal sobre los jóvenes tomados de los sitios de redes sociales. La información se fusiona con los datos de la Base de datos de reclutamiento de investigación y estudios de mercado de publicidad conjunta del Departamento de Defensa (JAMRS) y el resultado es asombroso. El reclutador sabe que Johnny lee revistas de lucha libre, pesa 160, puede hacer press de banca 180, conduce un Ford F150 de doce años y le gustan BTS y Kpop. Y aunque nunca han hablado, el reclutador local asignado a la escuela secundaria de Johnny sabe que a Sam, su novia, le encantaría verlo enlistarse y que ella ama a Zendaya y que a ambos les gusta el kayak. Incluso saben que a la madre de Johnny no le importa mucho Sam. Suena superfluo, pero este tipo de detalles son más importantes hoy que nunca. Proporcionan una conexión humana antes de llegar digitalmente.

Los reclutadores hacen un seguimiento de los miembros de DEP y posibles reclutas en los sitios de redes sociales en busca de signos de descalificación, como peso, tatuajes, problemas de educación, drogas o aplicación de la ley. Los reclutadores del ejército utilizan la capacidad de escaneo en vivo del FBI para realizar comprobaciones rápidas de huellas dactilares. Documentación importante como diplomas, certificados de nacimiento y tarjetas de Seguro Social se transmiten electrónicamente ahora. Con la excepción del examen físico, todo se hace virtualmente. Los reclutadores se han convertido en algo así como asociados en centros de llamadas de tarjetas de crédito, atención médica y compañías de seguros.

Cuando es necesario el contacto personal directo con el comando de reclutamiento, se pone en peligro la salud de los miembros del DEP. La Prueba de aptitud de combate del ejército, un componente crítico del proceso de reclutamiento, no se puede lograr a través de una pantalla de computadora. Durante la carrera de 2 millas, dice el Ejército, se pondrá a disposición de los corredores un número limitado de carriles. La prueba de flexiones requiere que otra persona cuente correctamente las repeticiones, pero la persona que realiza el seguimiento puede contar a una distancia de 6 pies. Los soldados deberán limpiar cada pieza del equipo de ejercicio con desinfectante después de completar la prueba correspondiente. El Ejército eventualmente puede resolverlo, pero es probable que sea a expensas de la salud de miles de jóvenes de 18 años en el camino. El virus explotará el eslabón más débil en la cadena de defensas virales del Ejército.

Una vez que los candidatos envían al campo de entrenamiento, son puestos en cuarentena durante dos semanas. Después de eso, el Pentágono parece estar inventando a medida que avanzan. A principios de mayo, el Departamento de Defensa dijo que un paciente recuperado de COVID-19 no sería elegible para unirse al ejército. El Departamento de Defensa revirtió el curso poco después y dijo que solo los reclutas que habían sido hospitalizados por COVID-19 serían prohibidos. A mediados de mayo, el DOD anunció que los reclutas que se hayan recuperado serán examinados por un médico para determinar si hay efectos a largo plazo.

El comando de reclutamiento está en serios problemas porque un gran número de reclutas potenciales y sus familias se dan cuenta de que es un momento terrible para alistarse.
Los jóvenes que se inscriben en el DEP están poniendo en peligro su salud. Las decisiones del Departamento de Defensa con respecto a Covid 19 continuarán siendo guiadas por su capacidad para llenar los rangos.

Fuentes utilizadas para este artículo

###

Tough Times for Military Recruiting

How COVID-19 is impacting the Delayed Entry Program and threatening the health of recruits.

By Pat Elder / National Network Opposing the Militarization of Youth, NNOMY - June 8, 2020 
- Leer la versión en español


COVID-19 has profoundly impacted the way the military finds new soldiers. The recruiting command was caught unprepared to face the pandemic and is facing a challenging new reality.

Military recruiting is an intense, psychological pursuit that has traditionally relied on the ability of recruiters to develop close relationships with teenage prospects. These relationships were cultivated in the nation’s high schools where recruiters enjoyed access to children. Recruiters served as coaches and tutors. They brought donuts to the faculty. They ate lunch with prospects, sometimes a hundred times in a single school year. Military recruiters played one-on-one basketball after school with potential recruits and became best of friends with some kids. So friendly, hundreds of male recruiters have been implicated in inappropriate sexual relationships with underaged girls.

High schools were the center of the recruiting universe, but that ended abruptly in March when the enlistment pipeline was ruptured. Recruiters enlisted seniors and placed them into the Delayed Entry Program (DEP) in which a student’s entry into active duty is postponed for up to 365 days. (The Army now calls it the Future Soldier Program.) The thrust of the DEP program is to maintain future soldier motivation while minimizing attrition. When DEP members report to basic training, they are accessed (enlisted) into active duty.

A Counter-recruitment Victory: Chelsea Uniting Against the War

Bonnie J Caracciolo / Chelsea Uniting Against the War (CUAW) -

For fourteen years a dedicated group of anti-war citizens in a working-class suburb of Boston, MA, has worked to inform high school students in their community, including their own children, about the perils of military recruitment. Chelsea Uniting Against the War (CUAW) convenes within the first week of the school year to distribute counter-recruitment flyers informing students of the risks of military service. They then follow up this activity by speaking with students one-on-one during school lunch breaks while distributing forms to opt out of school releases of student information to military recruiters. These lunchtime events occurred twice each year and were always preceded by a phone call to the principal’s office to determine an appropriate date. At no time did CUAW enter the school without prior notice.

Subscribe to NNOMY Newsletter

NNOMYnews reports on the growing intrusions by the Department of Defense into our public schools in a campaign to normalize perpetual wars with our youth and to promote the recruitment efforts of the Pentagon.

CLICK HERE

Search Articles

Registered User Login

Registered users have access to article and category indexes, document downloads and research links. Utilize your user menu to access these resources. If you do not have an account, you must SIGN UP first.

Welcome. You now have access to download documents that are only available to registered users.

Language

Donate to NNOMY

Your donation to NNOMY works to balance the military's message in our public schools. Our national network of activists go into schools and inform youth considering military service the risks about military service that recruiters leave out.

CONTRIBUTE